MENU
17/04/2018

Boda en Alcázar de San Juan {Gema & Jesús}

C

fotografo de boda en el Álcazar de San JuanCuando llegué a la vida de Gema y Jesús fue de casualidad, o no tanta casualidad, llegué gracias a mi trabajo y al caprichos algoritmo de Google. Cuando me senté frente a ellos, me encontré con una pareja alegre y con el alma desnuda cuando se miraba, se sonreía, se rozaba. Ni pensé en preguntarle si eran felices. Indudablemente la palabra felicidad estaba en su diccionario, impregnando cada poro de su piel.

Y empecé a preguntarme qué es la felicidad. Hay quienes piensan que la felicidad es un invento de nuestro tiempo y nuestra sociedad. Hay quien afirma que “la felicidad es el camino” como si fuese un sueño imposible de alcanzar. También están los que afirman que la felicidad es un estado de la mente y que puede convertirse en permanente porque el poder está en la mente. También están los que buscan la felicidad en el poder, en el dinero y los bienes materiales. Están los que tienen que hacer algo: dibujar, escribir, fotografiar para ser felices.  

Incluso están los investigadores del University College de Londres desarrollaron una ecuación matemática para medir la felicidad. Pero eso a mí, no me acaba de encajar, quizá un fotógrafo de bodas no entiende de sumatorios, diferencias y expresiones matemáticas para definir la felicidad.

Luego están mis segundos favoritos, los que se confiesan felices porque aman y mis favoritos, indiscutibles, los que son adeptos a la frase hay que quererse para querer.

Sin ningún consenso y con demasiadas teorías y definiciones sobre la palabra felicidad, llegué a la boda de Gema y Jesús y descubrí que simple y llanamente la felicidad es la vida y que para ser feliz hay que vivir. Y Gema y Jesús se aman y viven realmente su historia. Pero no sólo ellos, sino todas las personas que les acompañaron ese día tan importante para ellos. Gema y Jesús tienen una historia preciosa que contar y por eso os dejo el texto maravilloso que me enviaron sobre su historia. Yo cuento su historia a través de mis fotografías de ese día. Lo cierto, es que cuando veo esas fotos siento que yo también he pasado por sus vidas, que he estado aquí. Y eso me hace tremendamente feliz.

 

Nos conocimos entre viejas alcahuetas maestras en el arte de conducirte por los pecaminosos deleites del “loco amor”, entre raros poetas que invitaban a gozar del presente antes de que “el viento helado marchitara la rosa” y a comprobar que “creer que un cielo en un infierno cabe” es amor (porque solo “quien lo probó lo sabe”), entre locos caballeros andantes que con sus quiméricas andanzas nos mostraban que el deseo, la ficción y el idealismo desafían la realidad y combaten la rutina. Por aquel entonces, yo comenzaba mi andadura como docente de Lengua y Literatura, repleto de ilusas esperanzas e incertidumbre; ella era una vivaz y aplicada alumna adolescente, cargada de sueños inspiradores, que odiaba el inglés pero con sensibilidad para la literatura y, por lo tanto, para la vida.

     De esto hace ya 18 años y muchas cosas han cambiado desde entonces: tras una década de miradas que deambulaban por senderos distintos y que, ocasionalmente, se unían en cafés con cucharadas de confidencias y consejos, de recurrentes ensoñaciones de vaporosos besos y de llamadas sonámbulas sin respuesta, llegó el amor a nuestras vidas, ese que se basa en la admiración hacia el otro, en la generosidad y en el respeto, ese que vivió oculto, pero que luchó incansablemente hasta que encontró la luz, como las lorquianas piquetas de los gallos, ese que no entiende de raza, creencias o género, pero tampoco de edad, pues la edad es solo un número y nosotros somos de letras, ese que nos lleva a “seguirnos por el aire como una brizna de hierba” y a “mirarnos siempre con la mirada encendida”, ese que nos ha conducido este 2017 a unirnos en matrimonio.

     Fue una boda sencilla, familiar, íntima, al aire libre, tal y como quisimos los dos desde el primer momento. Hay que reconocer que pocas cosas hay en el mundo más hermosas que ver  ese día la felicidad en el rostro de la persona amada. Esa es, tal vez, la imagen de la boda que tenemos grabada con mayor nitidez. Nos conmueve recordar momentos como la entrada de la novia más hermosa jamás vista al jardín con su armonioso vestido de estilo bohemio, los inolvidables votos personalizados con los que nos prometimos pasar el resto de nuestra vida juntos,  la simbólica ceremonia de la arena como representación de lo que fuimos, somos y seremos, la emotividad  que se adueñó de todos los allí presentes durante toda la ceremonia civil que ambos habíamos preparado con tanta ilusión (y que nunca intuimos que llegara a ser tan agradecida), a los familiares y amigos que hablaron y nos dejaron sin palabras, a los que nos dijeron tanto sin hablar, a los que disfrutaron y nos hicieron disfrutar. Imposible olvidar el embrujo y la pasión oscuramente envueltos en un inesperado regalo en forma de danza flamenca en medio de una noche “llena de luna y albahaca”, así como la cadena de felicidad en forma de mensajes capturados en una botella. En definitiva, para nosotros ese día fue nuestro “sueño de una noche de verano”, algo “espectacular”, como la canción de Fangoria, referente musical en nuestro enlace, y lleno de emoción, sueño que Sergio muy bien supo materializar y narrar con su cámara.

Gema y Jesús.

fotografo de boda Álcazar de San Juanfotografo de boda Álcazar de San Juanfotografo de bodas Álcazar de San Juan fotografo de bodas Álcazar de San Juan wedding photographer Álcazar de San Juan wedding photographer Álcazar de San Juan wedding photographer Álcazar de San Juan  wedding photographer Álcazar de San Juan wedding photographer Álcazar de San Juan wedding photographer Álcazar de San Juanphotographer Álcazar de San Juan  photographer Álcazar de San Juan wedding Álcazar de San Juanfotografo de bodas Álcazar de San Juanfotografo de bodas Álcazar de San Juanfotografo de bodas Álcazar de San Juan Álcazar de San Juan busco fotografo de bodas Álcazar de San Juan busco fotografo de bodas Álcazar de San Juan busco fotografo de bodas Álcazar de San Juan fotografo boda Álcazar de San Juan fotografo boda civilÁlcazar de San Juan fotografo boda civilÁlcazar de San Juan fotografo boda civilÁlcazar de San Juan fotografo boda civil Álcazar de San Juan fotografo boda civilÁlcazar de San Juan fotografo boda civilÁlcazar de San Juan fotografo boda civilfotografo boda civil Álcazar de San Juan fotografo boda civil Álcazar de San Juanfotografo boda Álcazar de San Juanfotografo boda Álcazar de San Juanfotografo boda Álcazar de San Juan fotografo boda Álcazar de San JuanAlcazar de San Juan civil wedding photographerAlcazar de San Juan civil wedding photographerAlcazar de San Juan civil wedding photographer Alcazar de San Juan civil wedding photographerAlcazar de San Juan wedding photographerAlcazar de San Juan wedding photographerAlcazar de San Juan wedding photographer Alcazar de San Juan wedding photographerAlcazar de San Juan wedding photographerAlcazar de San Juan wedding photographerAlcazar de San Juan wedding photographer fotografo de bodas civil Álcazar de San Juanfotografo de bodas civil Álcazar de San Juanfotografo de bodas civil Álcazar de San Juanfotografo boda civil Álcazar de San Juan fotografo boda civil Álcazar de San Juanfotografo boda civil Álcazar de San Juanfotografo boda civil Álcazar San Juanfotografo boda civil Álcazar San Juan fotografo boda civil Álcazar San Juanfotografo boda civil Álcazar San Juanfotografo boda civil Álcazar San Juanfotografo boda Álcazar San Juan

 

Comentarios
Envía tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies