Me encantan los bebés.

Sus muecas. Sus ruiditos. La paz que transmiten cuando duermen.

Criaturas puras, libres de prejuicios y convenciones. Un libro en blanco en el que los años irán escribiendo las líneas de su propia vida.

Me encantan los bebés.

Y me encanta fotografiarlos.

Sobre todo cuando se trata de peques como Aitana: la esperada hija de mis amigos Lili y Raúl. Pocas veces he conocido un bebé tan entregado a la sesión fotográfica, aceptando de buen grado cada gorrito y cada pose, regalando sonrisas y muecas como si se tratara de una modelo profesional.

Creo que esta chica podría tener una prometedora carrera delante de las cámaras 😉

Un abrazo!

Leave A

Comment