Una de las cosas más interesantes de los reportajes de preboda es que tengo la oportunidad de conocer a las parejas en un ambiente relajado e informal, sin las prisas ni los nervios del día de la boda.

Así fue la sesión con Rosana y Francisco: un paseo por algunos de sus rincones favoritos de Madrid; calles concurridas y tabernas con solera en las que charlamos sobre su historia, sus expectativas para el día de la boda y sus planes de futuro.

Y entre anécdotas y refrescos iba disparando mi cámara, cada vez que asomaba un gesto, una mirada, un beso.

Os dejo con algunos de esos momentos. Muy pronto volveremos a verles, esta vez vestidos de novios 😉

Un abrazo!

Leave A

Comment